Jorge Newbery: el primer ídolo popular

 Jorge Newbery: el primer ídolo popular

Un fanático de los cielos que batió récords mundiales y murió volando por un sueño, hace 109 años. Un entusiasta. Un héroe nacional. Hoy, te contamos la historia de Jorge Newbery. El padre del Transporte en Argentina.  

A todos nos suena su nombre. Casi como un rezo, sabemos de memoria que el Aeroparque Metropolitano lleva su nombre. Jorge Newbery fue una personalidad necesaria en nuestra historia hacia comienzos del siglo XX. Nació en el centro de CABA, en 1875. Al finalizar la secundaria, viajó a los EEUU para estudiar Ingeniería en Electricidad. Allí, fue alumno nada más y nada menos, que de Thomas Alva Edison. Además se instruyó en varios deportes: box, natación, lucha grecorromana y el incipiente automovilismo. Entre muchos otros. 

Con 22 años regresó al país, ingresó en la Armada Argentina con el cargo de Capitán de Fragata, formando a los cadetes en las prácticas obligatorias de natación. Sin embargo, sus sueños estaban…en el aire. Inició su pasión por dominar los cielos cuando conoció al aeronauta brasileño Alberto Santos Dumont

El Padrino de Huracán de Parque Patricios

El 25 de diciembre de 1907 se subió a un aerostato -bautizado Pampero– en Palermo (donde hoy está el Campo Argentino de Polo) y aterrizó en Conchilla, localidad cercana a Colonia, en Uruguay. La proeza la concretó junto con Aarón Anchorena, quien al año siguiente fundara y presidiera el Aero Club Argentino. Aquel fue el primer cruce sobre el agua. Tal fue la repercusión social de la proeza, que el Club Atlético Huracán le pidió permiso para tomar el apelativo “Globito” para su institución. Hasta hoy, existe una estrecha vinculación entre los Huracanes y el escudo -y apodo- de Globo.

Ya en un monoplano, fue el primero en ir y volver a Uruguay el mismo día. También batió el récord mundial de altura, en 1914, alcanzando los ¡6225 metros de altura! 

¡Cuidado! Una de las alas tironea…”.

Teodoro Fels a Jorge Newbery.

A sus 38 años, el ya ídolo popular redobló la apuesta. Su nuevo desafío fue, nada menos, que atravesar la Cordillera de los Andes. El plan de Newbery era salir desde Mendoza y aterrizar en Chile. Para tal fin, optó por mudarse a Mendoza y efectuar vuelos de práctica de gran altura. Cuenta la historia que una dama local le pidió una demostración de su habilidad y allá fue a complacerla. No quiso forzar su máquina (debido a la inminencia del viaje a Chile), y le pidió prestada una a otro referente del aire, Teodoro Fels, quien le advirtió: “Cuidado, una de las alas tironea…”. Caía la tarde del 1 de marzo de 1914, despegó y luego de tomar altura, hizo una maniobra…cayó violentamente al piso y murió en el acto. Fue en el campo de aviación Los Tamarindos, hoy, El Plumerillo. Casualmente, en las cercanías de donde se emplaza el Aeropuerto Internacional de esa provincia. 

Desde aquella fatídica fecha, cada 1 de marzo se celebra el Día Nacional del Transporte.

Notas relacionadas