Rod Stewart en el Mundial `78

 Rod Stewart en el Mundial `78

Aunque con el concierto que ofrecerá mañana en GEBA Rod Stewart concretará su sexta presentación en nuestro país desde su primeros shows ofrecidos en 1989, el legendario cantante escocés en realidad pisó por primera vez suelo argentino en 1978, para alentar a su Selección de fútbol en el Mundial, en una visita que tuvo ribetes novelescos a partir de una apuesta ganada a su colega Elton John, la compañía del padre de Freddie Mercury y un violento asalto ocurrido mientras comía en una parrilla porteña.


Pero su estadía por estas tierras en las frías jornadas de julio mientras se desarrollaba la competencia pasó en general desapercibida para el gran público que, salvo en los ambientes rockeros, desconocía la enorme popularidad del cantante, que recién ese año iba a alcanzar un masivo reconocimiento a caballito de su gran hit “Do Ya Think I´m Sexy?”, una canción que había surgido meses atrás durante sus andanzas por el carnaval de Río de Janeiro.

La historia de la presencia de Rod Stewart en el Mundial `78 nace cuando, como reconocido aficionado al fútbol, jugó una apuesta con su colega y amigo Elton John, otro famoso fan de este deporte, relacionada con la suerte de sus respectivas selecciones, la de Escocia y la de Inglaterra, en la etapa clasificatoria para la gran cita mundialista que tendría a la Argentina como país anfitrión.

Como Escocia logró su plaza para el Mundial e Inglaterra quedó afuera, el compositor, pianista y cantante de los extravagantes trajes tuvo que pagarle el viaje al blondo intérprete.

Néstor Celasco, el entonces director del sello Music Hall, que tenía el catálogo de Rod Stewart, se enteró a través de la discográfica internacional Warner que el cantante iba a visitar el país, por lo que se ocupó de buscarle un acompañante que se pusiera a su disposición durante las 24 horas.

Por una convocatoria del histórico mánager del rock argentino Oscar López, entró en escena Peter Deantoni, por entonces representante de Vox Dei, quien reconstruyó para Télam los pormenores de la visita de Rod Stewart.

“Celasco preguntó a López, que era el director del sello Sazam, un subsello de Music Hall, por alguien que hablara bien inglés y López me llamó a mí. Fuimos a buscar a Rod al Aeropuerto con Celasco, se alojó en el Hotel Alvear y yo quedé a su disposición todo el tiempo, 24/7”, recordó Deantoni.

El cantante escocés llegó acompañado de Bomi Bulsara, nada menos que el papá de la estrella de Queen Freddie Mercury, y “por un diseñador de limusinas para jeques árabes que era un personaje”, confirmó el mánager argentino.

Para ese entonces, tanto en su rol como cantante de The Faces como en su etapa solista que explotó en 1971, Rod Stewart acumulaba éxitos como “Maggie May”, “Hot Legs” o “Sailing”, entre tantos, y había lanzado recientemente el single “Do Ya Think I`m Sexy”, que comenzaba a copar las discotecas de todo el mundo.

Curiosamente, este futuro gran hit había surgido meses atrás, cuando en el verano del Hemisferio Sur de 1978, el propio Rod había asistido al carnaval de Río de Janeiro y había escuchado una popular canción de Jorge Ben Jor llamada “Taj Mahal”. De hecho, el escocés tuvo que llegar a un acuerdo extrajudicial con el brasileño por el enorme parecido entre ambas composiciones.

Lo cierto es que, más allá de su trayectoria, el artista solo fue reconocido de manera masiva en su visita a nuestro país cuando asistió a una discoteca de moda llamada “Experiment”, ubicada en la Avenida 9 de Julio, en donde fue rodeado por mujeres que se contoneaban cuando desde los parlantes sonó “Do Ya Think I´m Sexy?”.

Vale recordar en este punto que, en aquellos años y hasta avanzados los `80, las novedades artísticas del resto del mundo llegaban al país con cierto retraso y solo tenían noticias de ellas los aficionados que se preocupaban por rastrear un poco más allá de lo que las radios comerciales ofrecían.

Respecto a la cita mundialista, el mánager, que años más tarde trabajaría con Pappo, Los Abuelos de la Nada, Nito Mestre y figuras internacionales como Frank Sinatra y B.B. King, entre tantos, reveló que solo asistieron a dos partidos: el debut de la Argentina contra Hungría, en cancha de River, el 2 de junio; y al día siguiente se trasladaron a Mendoza para ver caer a Escocia por 3 a 1 ante Perú.

“En el partido de Argentina, nos dimos vuelta y vimos que justo arriba nuestro estaba la Junta Militar. Después me enteré que para ese día se planeaba un atentado en la cancha de River. Podría haber sido un desastre”, narró Deantoni.

“Después fuimos a Mendoza en donde Escocia fue goleado por Perú y Rod terminó puteando a los jugadores”, continuó.

Pero entre las distintas salidas del cantante hubo una en particular que pudo haber terminado tragedia. Fue cuando Deantoni y López lo llevaron a comer a una parrilla ubicada en la calle Maipú, cerca de la esquina con Lavalle, llamada “La Candela”.

“Era una parrilla adonde medio que iba el jet-set local. Estábamos sentados y entran tres tipos con armas cortas, tipo itaka. Uno se quedó en la puerta, el otro fue para el lado de la caja y el tercero empezó a pasar por las mesas juntando las cosas de valor de los que estaban comiendo”, relató el mánager.

“Rod tenía un reloj Porsche y atinó a sacárselo y esconderlo en la capucha del buzo que llevaba puesto. De inmediato, entró la Policía y empezó un tiroteo en el que enseguida acribillaron a los tres ladrones. Nos tiramos todos al piso y me acuerdo que López se tiró arriba de Rod y gritaba de la desesperación: `No disparen que el tipo vale un millón de dólares´”, evocó de manera risueña.

La secuencia no duró más que unos breves minutos debido al rápido accionar de la Policía, probablemente debido a que la seguridad en esos días se había reforzado por orden de la genocida dictadura cívico militar que reinaba en el país, ante la gran confluencia de turistas por la contienda mundialista.

La realidad es que el cantante regresó a su país sin ver los otros dos partidos que jugó Escocia pero no por el asalto sufrido (“Él vivía entre Los Ángeles y Nueva York, así que le parecían normales esas cosas”, consideró Deantoni), sino porque su esposa lo llamó al hotel y le pidió que volviera de inmediato a su hogar.

De haberse quedado durante toda la participación de Escocia en la competencia, su estadía no se habría prolongado más que por diez días debido a que su país quedó eliminado en primera ronda.

Deantoni volvió a cruzarse con Rod Stewart unos meses más tarde, cuando viajó a Los Ángeles en una misión para contactar a Los Rolling Stones, y le llevó de regalo un vino Valmont “que le había gustado mucho” y una pelota firmada por Maradona, “a quien admiraba mucho, a pesar de que todavía era muy joven”.

“Lo volví a ver años más tarde cuando presentó un disco en Los Ángeles y fui al show y luego nos juntamos a comer en el hotel. Esa vez me dijo: `La pelota que me regalaste ahora vale fortuna´, porque Maradona ya era la gran figura que fue a nivel mundial”, completó Deantoni.

Rod Stewart regresó a la Argentina en el verano de 1989 en su debut artístico en nuestro país, cuando ofreció un concierto en River Plate y otro en el marplatense estadio José María Minella. Su última visita fue en febrero de 2018 en GEBA, el mismo lugar en donde este miércoles actuará por sexta vez.

Notas relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *